No todas las historias son como la de Pretty Woman

Quizá tú, hombre, no seas muy fanático de las comedias románticas -creo que pocos lo son- pero existe una película memorable que habla de la prostitución y de las famosas chicas de compañía.

Una película que ha creado todo un mito, al punto en que nos preguntamos si lo que nosotros conocemos como chicas de compañía es en verdad lo que vamos a encontrarnos luego de que contaremos el servicio.

De antemano te digo que Hollywood, de nuevo, ha querido hacerse el interesante y ha exagerado la situación, al punto de convertir la película en una suerte de cuento de hadas, de esos que solo ocurren una vez en la vida.

Si, las chicas de compañía son mujeres a las que podemos llevar a salir, de paseo, al cine, a casa de unos amigos y todo aquello, pero no, no son mujeres que se despiertan en hoteles 5 estrellas con hombres multimillonarios y sin que haya habido ninguna integración física. No tienes que tener grandes fortunas para contratarlas.

Lo de compañía, siempre me ha parecido un término que indica que la puedes emplear para más que sexo, pero que indudable va terminar en ello. Son chicas de buen ver, educadas, atentas, que se pueden hacer pasar por alguna otra mujer que no se dedique a ese oficio, por lo menos así son las chicas.

Fíjate que allí se marca una gran diferencia con respecto a la película, pues en ese caso, la situación era la de un hombre con mucho dinero e influencia, saliendo y presentado a una chica que no tenía ni idea de buenos modales, una chica que, en una situación real nos dejaría en pena. Entonces puedes tener la seguridad de que una chica de compañía, no va a ser del tipo Julia Roberts en su papel, de puta, sino alguien, mas sofisticado.

julia-roberts-prostituta-pelicula-pretty-woman

¿Cómo se define el tipo de compañía?

En todas las interacciones con chicas que se dedican al placer sexual el procedimiento es el mismo, se habla y se llega a un acuerdo. Muchas chicas de compañía son modelos o son escorts de alto nivel que pueden contratar solo para salir por allí, a una fiesta o algún otro sitio, pero cuya tarifa no incluye el sexo; si deseas que la noche termine en la cama deberás pagar un adicional.

Como te he dicho siempre, es cuestión de negocios, lo bueno es que ellas siempre están dispuestas a ofrecer todos los servicios que tú desees, dentro de su oferta inicial.

¿Por qué pagar si sabemos que no va a haber sexo?

En eso si se parece la vida real a la película, existen hombres que, en determinado momento de su vida necesitan la compañía de una mujer que les represente y esta mujer no puede ser cualquiera, antes de que me los digas.

Imagínate que es un evento formal e invitas a una puta barata a que te acompañe, vas a hacer el ridículo, pues no es su ambiente. Las chicas que se dedican a este oficio están entrenada para estos eventos, y no es que se van a poner a dar un discurso, más viene s que saben cuándo hablar, con quien hablar y de que hablar, por lo general siempre te dejan bien parado.

Definitivamente, no todas las historias son como la de pretty woman, no todos los hombres queremos pagarle a una mujer porque duerma con nosotros sin que haya sexo para que luego nos enamoremos y terminemos casados. Pero más que tener nosotros el concepto claro, ellas saben muy bien de que va el trabajo, por lo que no nos debemos preocupar por los malos entendidos.

Virginio64

Autor en University of Savanna. Aficionado al sexo... y a las escorts.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *