Guía para mujeres: La técnica está en apretar

saber-apretar

Una de las técnicas que puedes aplicar para potenciar al máximo tus relaciones sexuales y que resulta infalible para nosotras las  mujeres,  es contraer o apretar controladamente los músculos vaginales. ¡Esto se los puedo asegurar! no hay hombre que se resista a la mujer que desarrolle y aplique eficientemente esta habilidad, créanme! Cuando empiezas aplicar esta técnica durante el coito tu  placer se intensifica y tu chico adorará sentir que le succionas el pene.

Al contrario de los mitos que existen sobre esta habilidad, debo decirles que esta es una técnica milenaria y  todas las mujeres estamos en la capacidad de hacerlo, no solo las acompañantes profesionales. Solo es cuestión de realizar ejercicios bastante básicos y nada complicados, que te ayudaran a mejorar tus habilidades sexuales y  ser toda una fiera  en la cama.

Se trata de fortalecer tu piso pélvico, de ejercitar particularmente los músculos vaginales, esto hará que tus sensaciones aumenten con el rose, te asegurará un camino mas rápido al  orgasmo  y que el hombre alcance unos niveles de excitación inigualables.   Los ejercicios de Kegel son  ideales para que pongas en forma el musculo pubococcígio; este está ubicado en  el suelo de la pelvis y va desde el coxis hasta el hueso púbico, rodeando el ano, la vagina, y la vejiga. Debes aprender a reconocer este musculo y lo puedes lograr contrayendo la orina por unos segundos o introduciendo tus dedos y empezando a apretar.  Dominar las contracciones solo requiere de practica, veamos:

  • Siéntate en tu sanitario y  al momento de orinar, contrae la orina y vuélvela a soltar, has este ejercicio varias veces, es el primer paso para reconocer como se ejerce la contracción en ese grupo de músculos.  Debes tener en cuenta que para hacerlo adecuadamente, no debes hacer presión en los músculos del abdomen, la cadera o nalgas. Este es solo un ejercicio de reconocimiento, no lo hagas con frecuencia porque  podría ocasionar una alteración en  reflejo normal del mecanismo de micción o quedar residuos de  orina en tu vejiga.
  • Luego que ya tengas identificado el musculo, siéntate, recuéstate un poco en la cama o simplemente hazlo parada!. Concentrarte en tu vagina, y empieza a contraer los músculos del piso pélvico durante ocho segundos, ahora, relaja los músculos durante diez segundos,  puedes hacer hasta 10 series tres veces al día, ve aumentando el ritmo y la cantidad.

Una vez que hallas dominado la técnica, lo ideal es que lo practiques todas la veces que  te sean posibles en cualquier momento del día, acostada en casa, caminando o realizando cualquier actividad de la vida cotidiana. Pon en practica  las contracciones vaginales durante la penetración, y te aseguro que tanto las fricciones como el orgasmo serán muy intensos para los dos. ¡Garantía total de placer!

Virginio64

Autor en University of Savanna. Aficionado al sexo... y a las escorts.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *