Consejos para un buen anal

Aún en pleno siglo XXI el sexo anal pareciera ser un tabú para muchas mujeres, pues se considera doloroso, incómodo; hay quienes creen que es una actividad placentera sólo para los hombres. Nada más alejado de la realidad, pues a través del sexo anal se estimulan otras terminaciones nerviosas que son las mismas que sirven al clítoris y el hombre siente una estimulación superior, pues el ano suele ser mucho más estrecho que la vagina, por lo que el roce se incrementa y brinda sensaciones inimaginables.

Si tu pareja se queja de que el anal es doloroso o se niega de plano a practicarlo, debo decir que es a causa de una indebida preparación y estimulación. Porque el secreto para tener sexo anal indoloro reside precisamente en el juego y estimulación previa. El foreplay, el jugueteo inicial es fundamental para poder alcanzar un orgasmo a través de la penetración anal. No olvides el punto 6, no debes saltarte la seducción!

nice ass

Existe cierto nivel de preparación. En primer lugar, es necesario tener ciertas medidas de higiene. En la industria del porno y las escorts suelen hacerse un enema antes de iniciar el acto sexual. Esto depende del nivel con el que cada persona se sienta cómodo. Asimismo, es imprescindible tener a mano un buen lubricante, de ser posible a base de agua y/o silicona. Esto es porque son seguros para usar con condones y porque suelen tener mejor efecto.

El truco para alcanzar un orgasmo con penetración anal radica en estar relajados. Comienza con besos y caricias,  la estimulación oral y con los dedos funciona muy bien. Necesitas tener paciencia, ir con calma. Recuerda ir lubricando muy bien la zona, no utilices saliva porque tiende a resecar la piel cuando se seca y tiene el efecto contrario. La lubricación es vital, porque el ano a diferencia de la vagina, no produce sus propios fluidos.

No intentes penetrar su ano a la primera embestida. Será doloroso para ella, sobre todo si es la primera vez, comienza poco a poco: primero con un dedo, estimula toda el área. Puedes penetrar con un dedo y con la palma de esa mano, frotar su clítoris. La idea es mantenerla siempre mojada, mientras comienzas a penetrarla con mucha lentitud y suavidad. Primero la punta del glande, recuerda que el ano es delicado y puede sufrir de micro-lesiones. Deja que se relaje y se distienda. Evita las prisas al iniciar. Se lento, delicado y dedicado.

Ella te lo agradecerá, envolviéndote y preparándote para noches de placer inimaginable.

Virginio64

Autor en University of Savanna. Aficionado al sexo... y a las escorts.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *