7 errores en el sexo que cometen los principiantes – parte 1

En lo que se refiere al sexo hay constantes que se repiten en las sucesivas relaciones que tienen tanto los hombres como las mujeres y el modo de comportamiento en la cama de ambos. “Cuando algo funciona, no hace falta cambiarlo”; esta es una frase en la que se basan muchos hombres a la hora de planificar el siguiente movimiento que van a realizar con la mujer en cuestión, pero que se base en la falacia de pensar que cuando algo ha ido bien, significa que no hay nada más que mejorar. Esta es una forma de pensar que está bien para principiantes, pero que no nos sirven a los hombres que buscamos tener ese extra con las mujeres que nos haga permanecer en la memoria de la fémina al menos hasta que hayamos encontrado otra.

Evidentemente podemos mejorar nuestra práctica con prostitutas o escorts. El plan es sencillo, y aparte de rascarnos un poco el bolsillo no tenemos que preocuparnos por nada más que de disfrutar de uno de esos derechos naturales en los que procuramos basar, en ocasiones de manera inconsciente, nuestras decisiones de vida.

Pero seamos sinceros; además de las escorts, queremos que nuestra vida sexual se constituya de algo más, algo para lo cual necesitamos dos cosas fundamentales: capacidad para ligar y ser tan buenos en la cama como nos imaginamos en esos días en los que decides matar el tiempo,

Para lo primero hace falta tener práctica, además de un conjunto específico de cualidades y habilidades tanto naturales como adquiridas. Para lo segundo, un poco de lo mismo, aunque en este caso tener en nuestra cabeza algunos consejos supone una gran diferencia en el recuerdo que va a tener la mujer que decida tener sexo con nosotros.

liguero-sexy

En este caso, teniendo en cuenta las consideraciones de una gran parte del sector femenino y muchas de las prostitutas y escorts que se anuncian en las agencias, hemos decidido reducir a 7 los grandes problemas que tienen los hombreas a la hora de rendir correctamente en la cama.

Tomad nota, ya que si eres tanto de esos a los que les gusta conservar una relación durante mucho tiempo como de esos que van de flor en flor, querrás sacarle el máximo partido posible al encuentro.

Mención merecen también los que  basan gran parte de su vida sexual en las relaciones de pago, que se suelen confundir y pensar que por tratarse de un servicio por el cual están pagando no tienen por qué esforzase en la cama. Esto, que en parte es cierto y forma parte de la manera de pensar de cada uno, conlleva perderse las ventajas de que una chica se sienta a gusto contigo en la cama y quiera repetir. Al contrario de lo que pasa con la mayoría de las empresas emergentes, en este caso sí merece la pena invertir: los beneficios están asegurados.

Sin más dilación, vamos con los 7 grandes fallos que cometemos todos los hombres cuando no somos lo suficientemente experimentados como para darnos cuenta de lo que hace que la mujer resople de aburrimiento o arqueé las cejas mientras piensa “¿me habré dejado la luz de la cocina encendida?”.

  1. Creer que el sexo comienza en el dormitorio

Error. Ya, ya; sé lo que estáis pensando muchos de los que habéis leído el título de este error: “¿quiere decir eso que tenemos que comenzar con los preliminares en la cocina o en cualquier otro lugar de la casa antes de ir a la cama? Puf, que pereza.” Tranquilos, no tenéis que usar otras partes del mobiliario como soporte del placer o iros a otra habitación con la intención de comenzar ahí el sexo. No se trata de eso.

De lo que estamos hablando es que mentalmente ella esté tan preparada para tener sexo como tú, lo que significa dos cosas básicas: que sienta la suficiente confianza como para poder relajarse y que se sienta segura de que quiere hacerlo. 

confianza-sexual

Para esto, y aunque suene algo bastante obvio para algunos, debemos ir poco a poco preparando el terreno con la mujer para que en el momento de tener sexo lo dé todo. Básicamente se trata de calentar el horno antes de meter los bollos. Según confirma el terapeuta sexual Ian Kernermientras que los hombres nos encendemos con una velocidad tremenda, las mujeres necesitan más tiempo y preparación psicológica para dar el 100% en las relaciones sexuales. 

Gestos sencillos con la chica en cuestión como abrazos, besos pequeños o mostrarle aprecio antes de comenzar con los preliminares serán suficientes como para que, llegado el momento, no se deje nada. Esto no quiere decir que tengamos que actuar como unos cursis cuando conozcamos a una mujer, abrazándola y preguntando cada detalle de su vida porque “queremos tener una conexión especial con ella”. Esto no es una telenovela de sobremesa. Pero un pequeño gesto como un simple abrazo, según Kerner, puede conseguir resultados increíbles: “un abrazo que se extiende durante 30 segundos, activa la oxitocina de la mujer, una hormona que crea la sensación de conexión y confianza. Abrazar y mostrar interés por la chica en cuestión conseguirá que el sexo sea mucho más placentero tanto para ella como para ti.

  1. Creer que sabes perfectamente lo que le gusta a la chica

sexoVale, eres todo un experto en sexo y mujeres. Lo has hecho las suficientes veces como para estar seguro de que más o menos sabes cómo debes comportarte con una chica en la cama y poder rendir como todo un campeón. Pero ¿estás seguro de que lo que estás haciendo tantas veces con todas las chicas que conoces es verdaderamente lo que le gusta a tu acompañante en estos momentos?

Los hombres tenemos algo en lo más profundo de nuestro instinto que nos impide preguntar por direcciones. Aunque estemos completamente perdidos en un lugar que no conocemos para nada, eso de preguntar direcciones no nos gusta (que para algo hemos comprado el mapa). Al final siempre encontramos la ruta de vuelta y conseguimos hacerles creer a los demás pasajeros del coche que en realidad lo que hemos hecho es tomar un atajo escondido (bueno, al menos lo intentamos).

Pero con el sexo no hay atajos (o por lo menos no son buenos), y en muchos casos lo que nos parecía una estrategia cojonuda para hacer que el ligue de media noche, escort o pareja de toda la vida se excite, en realidad consigue el efecto contrario. 

Lo que debemos hacer es precisamente eso a lo que no estamos acostumbrados: preguntar por direcciones. Si no nos crees, el terapeuta sexual Ian Kerner tiene un dato que resulta bastante revelador: “existe el mismo número de mujeres que finge el orgasmo en la actualidad como hace 30 años, según las encuestas oficiales”. Para solucionar que las mujeres finjan sentir placer, la solución es simple: pregúntale si le gusta lo que estás haciendo (usar un tono picantón en la pregunta también puede ayudar), si quiere probar otra postura o si está cómoda.

  1. Ceñirte al plan

Esto es uno de los principales errores que cometen los que tienen clara falta de experiencia en la cama con una mujer. Según nos explica el terapeuta Sari Cooper, el pensamiento generalizado de los hombres en la cama suele ser algo como “si ha funcionado las primeras tres veces, tiene que funcionar ahora”. Y aunque se trate de una forma bastante cómoda para tener una base sobre la que basar nuestra actividad mientras echamos un polvo, no es un método infalible, principalmente por un motivo: muchas de las cosas que le gusta a una mujer en la cama, varían según una serie de factores.

Uno de los principales factores que intervienen a la hora de cambiar los “gustos” de una mujer en la cama es el estado de ánimo. Otro de los factores más comunes es el momento de su ciclo periódico en el que se encuentre: puede que sus pezones sean mucho menos sensibles (o demasiado sensibles) en ciertas etapas o que sus genitales no sientan el mismo cosquilleo en determinados momentos.

Por eso, además de tener en mente un plan en el que podamos basar una estrategia sobre lo que vamos a hacer, es importante que este sea flexible y abierto a cualquier cambio, siendo necesario que seamos capaces de detectar en la mujer lo que le gusta más o menos en cada momento. Eso sí, cuando encuentres algo que le gusta, tómate tu tiempo, ya que una de las mayores quejas de las mujeres es que tendemos a cambiar de movimiento justo cuando empezaban a disfrutarlo. 

También hay que tener en cuenta que tener un plan estricto conlleva a repetir la misma rutina, algo que afectará la pasión que ponga la mujer en el sexo cuando has repetido con ella las suficientes veces como para que sepa lo que vas a hacer. Tanto si es una escort que te gusta como una pareja de tiempo, la variación y la improvisación siempre han sido claves para mantener el sexo bien candente. 

Actualizado: Acá la segunda parte!

¿Y tú? ¿Cometes alguno de estos errores?

Dentro de poco tendrémos la segunda parte de estos errores que muchos hombres suelen cometer!

Virginio64

Autor en University of Savanna. Aficionado al sexo... y a las escorts.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *